Huída

Huíamos del invierno 
como una manada de elefantes perseguidos por hormigas
nada era tan importante 
como alcanzar la orilla 
como el refugio anual bajo la sombrilla 
y el murmullo de la gente 
y las cucharas del café 
y las olas curando las heridas. 

El principio del viaje

Volvemos a la carretera 

como volvemos a los abrazos y las noches furtivas.
Volvemos a las calles abarrotadas 
de gente con ganas de robar horas al día.
Volvemos al vientre materno 
y a la cuchara de la primera comunión.
Volvemos al barrio donde juegan los niños 
y a la gente que se sienta a la fresca.
Volvemos a tu maleta vacía 
y a mi maleta con ropa sin colgar.
Volvemos al principio del viaje 
como cada verano
como cada año. 

Tengo ganas

Tengo un pulpo en la Crockpot
y una botella de vinho verde en la nevera
tengo un nido de cardenal rojo en la puerta
y un perro en el salón que muerde su cuerda 
tengo a Elliott Smith sonando en la tele 
y al amor cantando en la ducha
tengo el sol entrando por las persianas 
y a Bowie con relflejos en su cara
tengo sueño atrasado en los ojos 
y dolores acumulados en el alma
tengo dos meses de vacaciones en las manos
y un vaso de cerveza en la mesa 
tengo ropa sin recoger en la secadora 
y los pies desnudos señalando al Sur 
tengo sueños paralizados
tengo lugares deshabitados
tengo un billete de avión
tengo ganas.

In care of 8675309

Suenan Lambchop 
sentada en el suelo
parece que la tierra me abraza 
parece que la noche me regala su calor 
parece que la vida no es tan difícil 
y parece que somos felices.

Podcast Poesía Incompleta #8: Whitestar

Poesía Incompleta #8: Whitestar
Poema “Llegué a Marte un miércoles”. Incluido en la antología Whitestar. Esta antología recoge textos fantásticos basados en el universo de David Bowie. 32 autores de España, Argentina, México, Uruguay y Colombia han colaborado de manera desinteresada en esta obra, cuyos beneficios irán a parar enteramente a la Asociación Española Contra el Cáncer.

WhiteStar está dedicado a Pat Cadigan, una de las autoras más importantes de ciencia ficción en la actualidad y alguien que conoce muy de cerca la lucha contra esta dolencia.

Podéis adquirirlo aquí.

https://www.ivoox.com/player_ej_18295244_4_1.html?c1=ff6600

Harakiri

los días son una sucesión de
harakiris
vivir para morir 
revivir el sábado 
para vivir

Cambio de hora

Llegó el horario de verano
y trajo la nieve
sus trapos fugaces 
arrullaban a Chet Baker
su voz se colaba 
por debajo de la manta
sus fibras reposaban 
en nuestras piernas frías
nuestra piel anhelaba 
el sol entre las persianas 
sus rayos ausentes
en horario de verano
su indecencia inesperada
su perversa broma mojada 

su regalo de sofá y vinos
su cambio de hora.

Febrero

La luz de tarde 
el sol que ya tiempla 
las mejillas frías de febrero. 
Diría que soy feliz 
porque aún es de día 
y bailo mientras paseo 
con mi perro.
Los taxis amarillos parecen abandonados en el viejo aparcamiento.
Diría que él también es feliz 
porque huele los brotes nuevos 
y corre con su cola 
por bandera. 
No hay nada más triste que un perro con el rabo entre las piernas. 
Diría que esta camisa 
podria estar más abierta
y la brisa podría recorrer
mis pechos 
cada día más maduros.
Aun sufren el cansancio acumulado y duelen desde hace meses. 
Diría que lo peor ha pasado
y pronto recorremos las
calles de Nashville en busca 
de la sombra de Jonny Cash.
Seremos nómadas de bar en bar rescatados por el country.
Diría que ahora llegará la alergia 
que soportaré sin desprecio 
porque han vuelto los pájaros 
y pronto anidarán en nuestro árbol.
¿Recuerdas los cardenales rojos saltando del nido como pingüinos suicidas?
Diría que esta canción de Cindy Lauper 
y Willy Nelson 
me recuerda a nosotros cuando nos vemos 
después de un largo día de trabajo.
Cuando la luz de tarde se vaya
me encontrarás por aquí.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑