Un olvido

Tejí tu recuerdo con hilos de viajes en autobús, de paseos por la calle antigua, de canciones y palabras marchitas. Te busqué en una plaza con reloj, en hoteles sin desayuno, en lugares condenados al olvido. Y te olvidé, como se olvidan las mentiras, trasladando los recuerdos al cajón más feo, sin hoja de reclamaciones, sin disculpas, sin perdones.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: