London

Si cruzaste aquel río
fue para escuchar a Cleopatra
susurrar al oído de César,
para contemplar a Lady Macbeth
mover los hilos de un rey destronado,
para dibujar el rostro de Julieta 
tumbada junto a Romeo, dormido.
Si del puente tenías miedo
te acercaste a los coches.
Corriste para pisar el suelo 
que pisaron sus pies,
buscando sus huellas impresas
en una vieja pared.
Si tachaste tus versos
fue porque no eran los suyos,
a un día de sol
no podrían compararse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: