Olvidar el frío

Olvidar el frío.

Olvidar la nieve entre la suela del zapato.
Olvidar el hielo en la puerta del coche.
Olvidar el sol disparando a los ojos, agazapado.
Olvidar que has estado en un lugar llamado Wisconsin,
con un lago que no parece lago.
Esta mañana,
paseando por Columbia,
aprendí que no puedo olvidar el frío,
aunque no me guste,
aunque los dedos se quejen.
Esta mañana,
poderosa y pendenciera,
me trajo de vuelta los días,
se llevó el olvido,

me dejó el frío. 

Anuncios

Un comentario sobre “Olvidar el frío

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: