Anuncios

Presentación Expatriados en Greenville, SC. #poesía

sc latin writers book presentation loli molinaEl sábado 30 de septiembre estuve presentando mi libro Expatriados en un evento organizado por Spanish Writers de Greenville. En él, otros dos escritores (Santiago García y T. Manning) también presentaron sus obras.

Fue un evento inspirador y repleto de gente dispuesta a escuchar y hablar de poesía. Gracias a Palmetto Luna Arts y a Spanish Writers por invitarme. Ya quiero volver a Greenville.

Expatriados – El exilio era esto

expatriado, daExpatriados-7Del part. de expatriar.

1. adj. Que vive fuera de su patria. U.t.c.s.

Me fui sabiendo que dejaba atrás un pueblo con mar y un puñado de gente a la que adoraba. Algunos eran de aquí y otros eran de allá. Yo ya no era de ningún sitio. Estos poemas expatriados tampoco.

Ya en Amazon.

Julio, 2017.

PD: Si me queréis, dejadme una reseña.

Volveremos a vernos

volveremos a vernos

Volveremos a vernos
más tarde que pronto
cuando el calor apriete nuestras carnes
y las canas casi hayan ocupado
todo el espacio.

Nada será igual.
Poco podremos hacer por cambiarlo.

Es la distancia
que te aleja hasta de la plaza
que te vio crecer mientras jugabas.

Cruel como la decepción.

Huída

Huíamos del invierno
como una bandada de elefantes perseguidos por hormigas
nada era tan importante
cómo alcanzar la orilla
como el refugio anual bajo la sombrilla
y el murmullo de la gente
y las cucharas del café
y las olas curando las heridas.

El principio del viaje

 

Volvemos a la carretera

como volvemos a los abrazos y las noches furtivas.
Volvemos a las calles abarrotadas
de gente con ganas de robar horas al día.
Volvemos al vientre materno
y a la cuchara de la primera comunión.
Volvemos al barrio donde juegan los niños
y a la gente que se sienta a la fresca.
Volvemos a tu maleta vacía
y a mi maleta con ropa sin colgar.
Volvemos al principio del viaje
como cada verano
como cada año.

Tengo ganas

Tengo un pulpo en la Crockpot
y una botella de vinho verde en la nevera
tengo un nido de cardenal rojo en la puerta
y un perro en el salón que muerde su cuerda 
tengo a Elliott Smith sonando en la tele 
y al amor cantando en la ducha
tengo el sol entrando por las persianas 
y a Bowie con relflejos en su cara
tengo sueño atrasado en los ojos 
y dolores acumulados en el alma
tengo dos meses de vacaciones en las manos
y un vaso de cerveza en la mesa 
tengo ropa sin recoger en la secadora 
y los pies desnudos señalando al Sur 
tengo sueños paralizados
tengo lugares deshabitados
tengo un billete de avión
tengo ganas.

Harakiri

los días son una sucesión de
harakiris
vivir para morir 
revivir el sábado 
para vivir

Cambio de hora

Llegó el horario de verano
y trajo la nieve

sus trapos fugaces
arrullaban a Chet Baker

su voz se colaba
por debajo de la manta

sus fibras reposaban
en nuestras piernas frías

nuestra piel anhelaba
el sol entre las persianas

sus rayos ausentes
en horario de verano

su indecencia inesperada
su perversa broma mojada

su regalo de sofá y vinos
su cambio de hora.

Put down the pencil

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑