Exploit the Poet at #FridaExplotation

El sábado 19 tuve el honor de participar en un evento cultural, organizado por Tapp´s Arts Center, con motivo del eclipse total de sol del 21 de agosto de 2017.  El evento se llamó ECLIPSEplotation y contó con numerosos artistas que mostraron sus creaciones a un público curioso y con ganas de pasarlo bien.

Gracias a Palmetto Luna Arts, un grupo de artistas hispanos pudimos hacer llegar pintura, trajes tradicionales y poesía. En mi caso, compartí espacio con la poeta venezolana Andi Arias. Juntas leímos poemas, nuestros y de algunos de nuestros escritores favoritos, en una instalación interactiva que pedía al público su participación y que llamamos Exploit the Poet.

Os invito a visitar los enlaces que hay en esta entrada y a conocer la escena cultural de Columbia a través de sus artistas locales, incluidos los hispanos.

Anuncios

Tu reseña es importante – Expatriados – Amazon

Reseña Expatriados AmazonSi has comprado Expatriados o Poemanuario, me gustaría recordarte que tu reseña es importante. Cuando acabes de leerlo, tómate unos minutos para pensar en las impresiones que el libro te ha causado, y deja un reseña en Amazon.

El perro Chomsky lo hizo y mira lo a gusto que se quedó.

Sorteo Expatriados en Twitter

¿Quieres participar en el sorteo una copia firmada de mi último poemario Expatriados en Twitter? Para ello solo tienes que hacer Follow + RT.  El sorteo comenzará desde el momento de su publicación en Twitter y acabará el viernes 11 de agosto a las 11:59 de la noche (hora española).

El ganador será anunciado el sábado 12 de agosto.

Expatriados-Sorteo Twitter

Consulta las bases del sorteo aquí.

JET LAG

Hoy me he despertado a las 4 de la madrugada como si hubiera dormido todas las horas del mundo. Ha sido el maldito jet lag; el efecto secundario de volver a tu país después de un año. Llegas al Aeropuerto Adolfo Suárez y tienes que sortear a los transeúntes bebiéndose los posos de los cubatas y fumándose las colillas de los cigarros. Tú solo quieres una Mahou muy fría y una tapa de cuatro croquetas que cuesta cuatro euros. A euro la croqueta. Croquetas de oro.

Mucha gente dice que le divierte viajar en avión. Otras se sienten secuestradas a miles de pies de altura y solo quieren llegar a tierra de una puñetera vez. Yo pertenezco al segundo grupo. Juego un número vergonzoso de partidas de solitario y meto los pies en el compartimento del asiento delantero porque tengo frío y he vuelto a olvidarme los calcetines. Pido vino con la comida y nunca me como el postre por si me sienta mal y acabo vomitándolo. Elijo las películas románticas o de humor y apenas consigo leer diez páginas de un libro.

Dicen que el jet lag tarda en pasarse tantos días como horas de diferencia del país en el que hayas estado. Eso supone que aún me quedan cuatro días de madrugones involuntarios y de dormirme por las esquinas durante el día. Recuerdo la primera vez que sufrí jet lag. Volví por Navidad a visitar a mis padres y me daban las tantas viendo Crónicas Marcianas. Luego, me ponía la radio hasta que los párpados decidían cerrarse por propia voluntad. Mi padre, preocupado por mi falta de sueño, me preguntó si me pasaba algo. Es el jet lag, papá. Pero él no me creyó y fue a su médico de cabecera a preguntar. Es el jet lag, Rafael. Y se vino aliviado a casa tras confirmar que no me ocurría nada grave.

Solo cuatro días más y España solo sonará en la trompeta de Miles Davies. Y mi cuerpo habrá olvidado a los transeúntes chupando los vasos ajenos. Y el frío en los pies. Y las croquetas de oro. Y el jet lag.

Expatriados – El exilio era esto

expatriado, daExpatriados-7Del part. de expatriar.

1. adj. Que vive fuera de su patria. U.t.c.s.

Me fui sabiendo que dejaba atrás un pueblo con mar y un puñado de gente a la que adoraba. Algunos eran de aquí y otros eran de allá. Yo ya no era de ningún sitio. Estos poemas expatriados tampoco.

Ya en Amazon.

Julio, 2017.

PD: Si me queréis, dejadme una reseña.

Anclas (para Les Xuntines)

Anclas_Les Xuntines

Me gustan las anclas
porque unen mis recuerdos de niña
al abrazo de unas mujeres de piel tatuada.

Mi abuelo tenía un ancla.

Me gustan las mujeres tatuadas
porque cincelan su cuerpo
como un libro de poemas llenos de rabia.

Mi abuelo tenía un ancla.

Me gustan Nuria y Vanesa
porque son marineras
y aman en todos los puertos que atracan.

Mi abuelo tenía un ancla.

Volveremos a vernos

volveremos a vernos

Volveremos a vernos
más tarde que pronto
cuando el calor apriete nuestras carnes
y las canas casi hayan ocupado
todo el espacio.

Nada será igual.
Poco podremos hacer por cambiarlo.

Es la distancia
que te aleja hasta de la plaza
que te vio crecer mientras jugabas.

Cruel como la decepción.

Huída

Huíamos del invierno
como una bandada de elefantes perseguidos por hormigas
nada era tan importante
cómo alcanzar la orilla
como el refugio anual bajo la sombrilla
y el murmullo de la gente
y las cucharas del café
y las olas curando las heridas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑