Cambio de hora

Llegó el horario de verano
y trajo la nieve

sus trapos fugaces
arrullaban a Chet Baker

su voz se colaba
por debajo de la manta

sus fibras reposaban
en nuestras piernas frías

nuestra piel anhelaba
el sol entre las persianas

sus rayos ausentes
en horario de verano

su indecencia inesperada
su perversa broma mojada

su regalo de sofá y vinos
su cambio de hora.

Put down the pencil

Febrero

La luz de tarde 
el sol que ya tiempla 
las mejillas frías de febrero. 
Diría que soy feliz
porque aún es de día
y bailo mientras paseo
con mi perro.
Los taxis amarillos parecen abandonados en el viejo aparcamiento.
Diría que él también es feliz
porque huele los brotes nuevos
y corre con su cola
por bandera.
No hay nada más triste que un perro con el rabo entre las piernas. 
Diría que esta camisa
podria estar más abierta
y la brisa podría recorrer
mis pechos
cada día más maduros.
Aun sufren el cansancio acumulado y duelen desde hace meses. 
Diría que lo peor ha pasado
y pronto recorremos las
calles de Nashville en busca
de la sombra de Jonny Cash.
Seremos nómadas de bar en bar rescatados por el country.
Diría que ahora llegará la alergia
que soportaré sin desprecio
porque han vuelto los pájaros
y pronto anidarán en nuestro árbol.
¿Recuerdas los cardenales rojos saltando del nido como pingüinos suicidas?
Diría que esta canción de Cindy Lauper
y Willy Nelson
me recuerda a nosotros cuando nos vemos
después de un largo día de trabajo.
Cuando la luz de tarde se vaya me encontrarás por aquí.

Ansiedad

he llamado a mi ejército 
de tilas, jazz y pastillas para el dolor 
y esta noche venceré 
aunque sea por un par de horas. 
breve triunfo 
para una dura batalla.

ansiedad 
grandísima hija de puta.

Cumpleaños al estilo Ángel González


Yo comprendo: he vivido
un año más, y eso es muy duro.
¡Mover el corazón todos los días
casi cien veces por minuto!
Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho. 

Ángel González 

vivo con el corazón más rápido 
que mis pies 
un año tras otro 
un año tras otro.

acumulo fotos que imprimo
en mi memoria 
luces en el patio
fuego de leña
y el sol acariciando mis hombros
como un intruso por la ventana.

tomo pastillas para dormir 
y vino para celebrar que sigo 
aquí 
entre la multitud 
extraña 
entre los amigos 
familiares 
colegas.
muero muchas veces mucho 
revivo 
pervivo 
así todos los días 
así todos los días. 




Casas

En catorce años 
he vivido en siete casas 
cinco ciudades 
dos Comunidades Autónomas 
dos Estados 
dos países.
En catorce años 
me han acompañado dos gatos 
un perro 
un puñado de buenos amigos 
algunos libros 
y cientos de canciones. 
La gata murió
el gato no hizo el último viaje 
el perro aún calienta mis pies 
los amigos 
                              resistentes al agua y la distancia 
siguen en su sitio 
los libros se repartieron entre el trastero y la maleta 
las canciones se colgaron a mi pelo 
como trenzas postizas que nunca caerán.
Luego estás tú
impregnado en mí como el olor de mi madre
pilar de mis hogares 
soporte de mi cuello quebrado.
Tú eres mis casas 
allá donde vayamos 
viviré.

Tetas

Eran sus tetas asideros 
                        palancas 
a las que agarrarse 
porque eran suyas 
y le salvaban la vida
Cuando hacía mucho frío 
metía las manos entre ellas 
Cuando hacía calor 
las dejaba en régimen de semi libertad
Eran sus tetas 
y dominaban el mundo 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑